Rusia retoma espacios comerciales

En los últimos años Moscú y La Habana han dado pasos para recuperar la estrecha cooperación que mantenían antes de la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), en 1991. Además de fortalecer la cooperación económica, ambos gobiernos se apoyan mutuamente en el terreno político. Moscú ha suplido el déficit de petróleo en la Isla, tras la crisis en Venezuela, e incluso han hablado de la posibilidad de reabrir su base militar en Cuba. El pasado mes comenzaron a circular por la Isla 300 nuevos automóviles Lada, en lo que supone la primera entrega en más de una década de la empresa rusa Avtovaz, el mayor fabricante del país. Recientemente además la Isla recibió primera partida de 75 locomotoras compradas en 2016 por un valor de 190 millones de dólares, de parte de la empresa rusa Sinara. La relación de Rusia con Cuba se remonta a las décadas de la Guerra Fría, cuando la Unión Soviética suministraba a la Isla todo tipo de alimentos, maquinaria y otros bienes de consumo, y cuyos envíos desaparecieron tras el derrumbe de la URSS en 1991. En 2014 el Gobierno ruso condonó el 90% de la deuda de 35.000 millones de dólares que las autoridades cubanas habían contraído con su aliado soviético, y también fue el año en el que comenzó a financiar las exportaciones de aquellas empresas que tenían mercado en Cuba.