Peligra la próxima campaña tabacalera

  Productores cubanos de tabaco advirtieron recientemente que la falta de recursos materiales está poniendo en peligro la próxima temporada de tabaco. El tabaco es uno de los pocos renglones sólidos que tiene el Gobierno cubano para conseguir ingresos en medio de esta crisis económica profunda. Genera decenas de miles de empleos y es un producto exportable seguro, pues siempre hay demanda. Sin embargo, según los productores “En el tabaco no se puede hacer más con menos, aquí no hay invento” ante la falta de combustible, cobertura de techos y forros para las casa de curación, insecticidas y fungicidas, entre otros recursos imprescindibles para una producción adecuada. Además de ello, los productores de tabaco llevan años reclamando mayor agilidad en los créditos y asignación de recursos, ralentizados por la burocracia endémica de las empresas estatales. Por dos años consecutivos (2018 y 2019) el país cerró sus campañas tabacaleras sobrepasando las 30.000 toneladas de hoja. Tabacuba ingresó el año pasado por concepto de exportaciones cerca de 270 millones de dólares, diez más que el anterior. En 2020 pretende cerrar con al menos un crecimiento similar. Sin embargo, el próximo año podrían dejar de crecer, o hasta decrecer, si como todo indica disminuyen las inversiones.