Muere leyenda del tabaco en Tampa, Carlos Fuente

Por Arnaldo y Ramón Serafín, Tampa

El pasado 8 de agosto falleció en la ciudad de Tampa, a los 81 años de edad, el Sr. Carlos Fuente, dueño de la empresa Tabacalera “Arturo Fuente Cigar Company”.
La historia de este gran hombre tiene sus comienzos aquí en su natal Tampa, ciudad que nunca olvidó y quiso con toda su alma. En 1912 en West Tampa, el Sr. Arturo Fuente, padre de Carlos y natural de Güines, Cuba, fundó su marca de puros A. Fuente y Cía. cuando tenía 24 años de edad. Por más de 40 años Arturo Fuente fabricó sus tabacos aquí, primero en West Tampa, y luego que un fuego destruyera esa fábrica, montó una pequeña fábrica o “chinchal” en su casa de Ybor City; el mismo lugar en donde el joven Carlos Fuente y su hermano Arturo Jr ayudaban a su padre a fabricar los puros y demás procesos realtivos al tabaco. En ese chinchal trabajaron muchos amigos y familiares de Los Fuente a través de los años. En esa época en Tampa existían muchas fábricas de tabaco, las cuales utilizaban tabaco importado de Cuba. El nombre que se le daba a estos tabacos hechos aquí era “Clear Havanas”- tabacos de hoja cubana. Durante esos años la marca Arturo Fuente era una marca 100 % local de Tampa, la cual el propio Arturo vendía desde su casa en Ybor City.

Serafin and Fuente En 1958 Arturo decide retirarse del negocio, le pasa la compañía a su joven hijo Carlos por la cantidad de… ¡$1.00! En ese momento, la pequeña compañía tenía de bienes $1,161 y cero deudas, pero solo se fabricaban un par de miles de tabacos anuales. Carlos era un hombre de mucha inteligencia, él sabía que como único iba a poder crecer su negocio era expandiendo su clientela, por lo que una de las primeras cosas que hizo fue mudar la fábrica de la casa para un edi cio, para que el local sirviera de almacén y de fábrica a la vez.

Ya para comienzos de los años 60’s se habían establecido comunidades cubanas en New York, New Jersey y en Miami, y es para ellas a las cuales Carlos se dedica a vender sus tabacos, exactamente a las bodegas locales de los cubanos exiliados. Todo iba bien hasta que Fidel Castro empieza a intervenirle los negocios a los norteamericanos en Cuba, lo que resultó que el entonces el presidente norteamericano John F. Kennedy firmara el embargo comercial contra la Isla, el cual entre otras cosas prohibía la importación de tabacos cubanos. Por suerte, unos días antes de esa decisión, Carlos había viajado a Cuba y logrado traer una buena cantidad de material de la Isla, cosa que le permitió sobrevivir durante los próximos años. Este fue uno de los últimos envíos de tabacos cubanos a EEUU, junto al también realizado por otro gran pionero de esta industria, el cubano Ángel Oliva, afincado en Tampa. Ambas figuras son algunos de los principales responsables de que hoy día exista tabaco de semilla cubana en Nicaragua, Honduras y República Dominicana, entre otros países de América Latina.

dos fuentesPara los años 1970’s, la industria de tabaco en Tampa iba en decadencia por falta de tabaqueros cubanos y falta de tabaco en rama; fue entonces cuando Fuente decide probar su suerte y viajar a Nicaragua. Estando allí logra abrir una fábrica, pero al poco tiempo la pierde debido a un fuego. Era el período de la guerra de la revolución sandinista, por lo que tuvo que regresar a su querida ciudad de Tampa, esta vez en mal estado económico, siendo además un duro golpe para la familia.

En 1980, Carlos Fuente tomó la que resultaría ser la decisión más importante de su vida. Ya casi sin dinero, le sacó una hipoteca a su casa de Tampa, con ese dinero se va para Santiago de los Caballeros, República Dominicana, y allí junto a su hijo Carlos Fuente Jr. abre de nuevo su empresa Tabacalera Arturo Fuente, comenzando a fabricar tabacos en gran escala. Pasaron muchos años, y para los años 1990’s el tabaco hecho a mano cogió una fama increíble debido a la su calidad, ayudado por la promoción de la famosa revista “Cigar Aficionado”, y también al hecho de que muchos artistas y celebridades empezaron a fumar los puros. La revista colocó los Tabacos de Los Fuente en los “Top Ten Cigars” en el mundo, un hecho que bene ció mucho a Carlos Fuente y al crecimiento de su marca. ¡Ya finalmente Los Fuente eran los reyes del tabaco hecho a mano a nivel mundial!

Es de mencionar que los puros Fuentes en varias ocasiones han obtenido ratings más elevados que los de Cuba, siendo además los tabacos más vendidos en Europa y otras partes del mundo. ¡Justo al mismo lado de los de Cuba!

El sueño de este humilde cubano-tampeño se hizo realidad gracias a su esfuerzo y convicción de trabajo. A pesar de haberse convertido en una estrella en el mundo del tabaco, nunca olvidó sus raíces cubanas, manteniendo la humildad, viviendo en la misma casa de Tampa por más de 40 años y contribuyendo con muchas obras benéficas en la ciudad. Una de las últimas obras que logró junto a su hijo, fue el poder renovar su antigua fábrica de tabacos en Ybor City; un edificio bello que había sido la sede de la fábrica “Charles the Great” (Carlos el Grade) a comienzos de los 1900’s- pero la realidad es que Charles the Great de veras fue Carlos Fuente, un hombre grande que hizo mucho por Tampa y por su familia, y naturalmente un icono del tabaco. El pasado mes de marzo, la ciudad de Tampa honró su persona con el re-nombramiento de la calle frente a su fábrica como “Carlos Fuente’s Way”, un bien merecido reconocimiento para este gran hombre.

El legado de los Fuente queda ahora en buenas manos, de su hijo Carlos Fuente Jr. y su hija Cynthia, al igual que sus nietos y nietas que trabajan en la empresa. Descanse en paz Don. Carlos Fuente, gloria de nuestra ciudad de Tampa.

Be the first to comment on "Muere leyenda del tabaco en Tampa, Carlos Fuente"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*