La muerte de Camilo Cienfuegos

Por Alfredo López, http://comandantehubermatos.blogspot.com (fragmentos)

Camilo Cienfuegos Gorriarán nació el 6 de febrero de 1932 en la barriada de Lawton, La Habana. Era hijo de Ramón Cienfuegos y Emilia Gorriarán, anarquistas españoles, originarios de Pravia, Asturias. En 1948 comienza a involucrarse en la lucha política participando en las protestas populares. El 10 de marzo de 1952, al producirse el golpe de estado de Fulgencio Batista, con un grupo de jóvenes Camilo, concurrió a la Universidad para en unión de otros jóvenes enfrentar y resistir a la dictadura.

En abril de 1953 con su amigo Rafael Sierra viajó a los EEUU en busca de una mejor situación económica. Allí trabajó en varias ciudades como camarero. En 1955 fue detenido en San Francisco por el departamento de inmigración y nalmente deportado.
Regresa a Cuba el 5 de junio de 1955 y se suma a la lucha en las calles de La Habana contra el régimen de Batista, siendo herido por un arma de fuego durante una manifestación en un homenaje al héroe de independencia “Antonio Maceo”.

En septiembre del mismo año contrajo matrimonio con Isabel Blandón, una enfermera salvadoreña que había conocido en San Francisco, EEUU. Regresa a ese país en marzo de 1956, pero el matrimonio no funcionó, por lo que en septiembre viaja México, estableciendo contacto con el grupo de revolucionarios que se entrenaba para regresar a Cuba. Cienfuegos fue el último elegido para la expedición del yate “Granma”.

Recibe su bautismo de fuego en Alegría de Pio, el 5 de diciembre de 1956 (desembarco). En el combate de El Uvero, ya ostenta los grados de teniente y dirige un pelotón. En la lucha en la Sierra Maestra por su accionar de combate, se le otorga el rango de Capitán del Ejército Rebelde. Su valentía y arrojo contribuyen en agosto de 1958 a la tarea de dirigir la columna invasora número 2 “Antonio Maceo” hacia el Occidente de Cuba con los grados de Comandante del Ejército Rebelde.

El 21 de diciembre de 1958 la vanguardia de Cienfuegos, inicia la batalla de Yaguajay, para doblegar la resistencia de la guarnición del ejército, al mando el valiente capitán Alfredo Abón Lee ( oficial de carrera). Esta batalla se extendió hasta el día 31 de diciembre. El Comandante Camilo Cienfuegos era muy querido por su humildad, sencillez y sonrisa. Se caracterizaba por usar un sombrero de ala ancha, según sus amigos era muy bromista y ejercía un gran atractivo sobre las masas. El 21 de octubre de 1959 Camilo viaja a Camagüey por órdenes de Castro, para arrestar al también Comandante y líder de la Columna número 9“Antonio Guiteras” HuberMatos, Jefe militar de la provincia y su amigo personal.

El “Valiente” Comandante Huber Matos, le envió una enérgica carta al tirano Fidel Castro, en la que denunciaba con un valor extraordinario la penetración y control de los comunistas en todas las esferas de la revolución. La carta de Huber, sin duda uno de los documentos más costoso en la historia de Cuba, hizo que Matos cumpliera veinte años de una injusta prisión y que Cienfuegos nunca llegase a su destino.

Complot castrista

Los hermanos Castro tenían un complot: Camilo Cienfuegos al arrestar a Huber Matos tendrían un enfrentamiento, es decir querían enfrentar a los dos comandantes y originar un derramamiento de sangre, Huber Matos conversa con Camilo Cienfuegos y le explica los planes de los dos Castro, de esta forma el complot falló.
El 23 de octubre de 1959 comparece el Comandante Camilo Cienfuegos en el Canal 11 de la televisión de Camagüey para informar que el Comandante Huber Matos había sido escoltado hasta La Habana para ser juzgado por Fidel y Raúl Castro.

Asesinan a Camilo

En una cinta magnética quedaron registrados los datos del despegue de la avioneta de dos motores Cessna 310, en la que viajaba Camilo Cienfuegos. En la misma grabación existía la información que cuatro minutos después despegó un caza británico tipo Sea Fury, al mando del piloto personal de Raúl Castro con su cañón de 20 mm desenfundado. El Comandante Camilo Cienfuegos partió del aeropuerto de Camagüey a las 6 pm del 28 de octubre de 1959 en compañía del soldado Félix Rodríguez y con el piloto Luciano Fariñas Rodríguez, el cual tenía más de 2,000 horas de vuelo y vasta experiencia tripulando el modelo de avión que les trasportaba. En la zona de Caibarién, Las Villas, un pescador observó un avión caza atacando una avioneta y hace comentarios.
Es importante destacar que los Castro se percataron de la desaparición de Cienfuegos, 24 horas después de su partida de Camagüey. Es difícil comprender como una tiranía paranoica, que percibía conspiraciones por doquier ignorase por tanto tiempo la situación de uno de los hombres más importantes del ejército.

El tirano asesino Castro, en un comunicado oficial, re ere que la desaparición de la avioneta fue consecuencia de un mal tiempo entre las provincias de Camagüey y Matanzas, sin embargo investigaciones de meteorólogos sobre ese día afirman que las condiciones climáticas eran razonablemente buenas.

Asesinan a los testigos

– El piloto del caza modelo Sea Fury que despegó poco después que lo hiciese la avioneta de Cienfuegos, desapareció.
– El mecánico del aeropuerto de Camagüey que reportó que el caza británico traía una ametralladora completamente descargada murió ese mismo día, al ser atropellado por un automóvil.
– El pescador que declaró que había visto un avión caza atacaba una avioneta, fue conducido a La Habana para ampliar las investigaciones y no se supo más de él.
– El comandante Cristino Naranjo, amigo personal de Camilo y oficial de la Columna Invasora que este comandaba, inició una investigación por su cuenta, pero fue baleado al entrar al Campamento de Columbia (Ciudad Libertad) porque supuestamente no se había identificado. El ejecutor el capitán Manuel Beatón, poco después se alzó en armas, fue capturado y sumariamente ejecutado.

Testimonio del “valiente” Comandante Huber Matos

El comandante Huber Matos estaba preso en el Castillo del Morro de La Habana cuando escuchó la noticia: Camilo Cienfuegos, había desaparecido. “Yo inmediatamente pensé que Fidel lo mató. Lo mataron por mi caso, Camilo era una víctima de Castro, quien estaba celoso de su popularidad”.

Cienfuegos se quejó en reiteradas ocasiones a su amigo el comandante Huber Matos de la creciente infiltración comunista en las las de la revolución. Matos añadió que Castro mientras tanto ya había empezado a criticar a Cienfuegos a mediados de enero de 1959, llamándolo descuidado, borracho, bohemio. Las mujeres lo vuelven loco, el pueblo lo ama, pero es un desastre.

El 26 de octubre de 1959, añadió Matos, recibí dos notas secretas de Cienfuegos diciendo que estaba preparando un plan para ayudarme a escapar. Matos dijo que rehusó la oferta porque quería un juicio durante el cual explicaría en público su crítica a los Castro.

Be the first to comment on "La muerte de Camilo Cienfuegos"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*