Habana Bakery “De principio a fin”.

Por Jackie Glevald
jackieglevald@gmail.com

Localizados en dos direcciones, a la entrada de la ciudad, en el 5624 8th St W y al final,
en el 522 Joel Boulevard en Lehigh Acres, encontraras los mejores dulces cubanos y
latinoamericanos de toda la localidad.
Nombrada Habana Bakery por sus fundadores, Carlos y Yasmin, un matrimonio de
emprendedores y sonadores que nunca cejaron en su empeño de tener su propio
negocio, y nombrado así en honor a la capital de Cuba, la capital de todos los cubanos,
como siempre la llamamos y que abrió sus puertas en el ano 2017.
En sus locales se puede degustar desde el famoso sándwich cubano, croquetas, media
noche, pastelitos, frituras de bacalao, pizzas cubanas, que, según los clientes, son de las
mejores de toda la ciudad, hasta el delicioso y fuerte cafecito cubano, sin dejar de
mencionar sus famosos cakes que pueden ser personalizados al gusto e ideas de sus
usuarios.
Estas dos localizaciones ofrecen no solo comida para el gusto del cubano sino para el
paladar de cualquier latinoamericano. Platos como los tequeños o las deliciosas
empanadas venezolanas son un ejemplo de la variedad e inclusividad del lugar.
Sus clientes son diversos. Principalmente los visitan los clientes de la isla, pero tienen
fieles consumidores de otras nacionalidades de Latinoamérica e incluso, muy buenos
usuarios norteamericanos que aman su comida y son asiduos en el sitio.
¿Que los diferencian de otros negocios similares?
No solo nos caracterizamos por brindar productos de calidad y atención especializada, si
no que hemos logrado cubrir las expectativas de un mercado variado de clientes.
Ofrecemos alimentos únicos, con un servicio que rebasa cualquier expectativa. Por otra
parte, no solo pueden comprar en nuestros locales si no que hacemos delivery y
asistencia para eventos.
Y algo muy importante que hemos tratado de cumplir siempre es la relación con nuestros
empleados. Sabemos que el equipo de trabajo es una de las bases fundamentales del
éxito de nuestro negocio y porque esa familiaridad con la que trabajamos es trasmitida
luego por ellos, de una manera asertiva a nuestros clientes.

¿Como llegaron a USA?
Somos orgullosamente balseros. Llegamos hace 18 años, allá por el 2002.

¿En que se inspiraron para abrir el negocio?
Yasmin estudio Gastronomía en Cuba y siempre le gusto lo relacionado con el arte
culinario y la repostería. Cuando llegamos a Estados Unidos, ella trabajo en varias
dulcerías. Ambos somos amantes de la cocina, pero mi inspiración fundamental fue mi
compañera que es una trabajadora incansable.
¿Qué consejos le darían a los que vienen llegando nuevos con la idea de abrir su propio
negocio?
Les diríamos que todos los sueños en este gran país se pueden cumplir. Solo necesitan
tener una motivación clara, empeño, muchos deseos de hacer las cosas y, sobre todo, no
derrumbarse ante los obstáculos que significan tener un negocio. No escuchar a las
personas que les digan que no es buen momento para emprender o que los tiempos son
malos. Juntarse con personas que crean en su idea y nunca dejar de aprender.

¿Como se ven en el futuro?
Nos vemos abriendo nuevas dulcerías en cada ciudad cercana. Continuaremos
aprendiendo, capacitándonos en las bases fundamentales de nuestro negocio.
Dedicándole el cien por ciento a nuestros sueños con una visión clara de lo que queremos
y hacia dónde seguiremos caminando.