Estampas cubanas. Lo que nos toca

El español es una de las lenguas más ricas en cuanto a sinónimos se refiere, más aún si la habla un cubano, por su capacidad de decir, decir y decir…. no de hacer.

Quiero hoy llevarlos a la reflexión, acerca de una que desde hace alrededor de 1 año escucho con más frecuencia que nunca: TOCAR

El diccionario de la Real Academia de nuestra lengua define este término como: Llegar a una cosa con la mano; ejercitar el sentido del tacto; alcanzar; hacer sonar un instrumento musical; llamar o avisar; tratar o hablar de algo superficialmente.

En Cuba, le damos otros usos – claro, porque somos cubanos-, un poquito más interesantes como el de:

ADULTERIO: Si fulanito sigue llegando borracho, menganita lo va a TOCAR…

SOBORNO: Lo tienes que tocar si quieres que te resuelva el problema…

Pero en el significado que voy a centrarme es en el de llegar el momento de:

¡No se asuste, que no va tan lejos la cosa! El problema es desde que mi mujer salió embarazada y…

– Mañana me TOCA la consulta con el médico de la familia- decía. Aquí sirvió para puntualizar una cita… esta vez con el médico.

– Ya a ti te TOCA la leche evaporada-, oí decir en varias ocasiones a la mensajera, especialista por cierto en el tema de LO QUE TE TOCA, en situaciones especiales.

– Te TOCAN también ½ libra de carne o pollo o jurel, pero la que TOCABA el mes pasado no vino, así que ahora te TOCA doble… o mejor dicho no te TOCA, pues lo que te TOCA es a partir de este mes.

Felizmente nació el niño y ya yo pensé que había nacido no por el fruto de nuestro apareamiento sino era… que nos TOCABA.

Y siguió la cosa…

-Ya casi le TOCA la leche… – decía la madre cuando sus senos se desbordaban del preciado líquido que al parecer a nosotros los adultos no nos TOCA.

– ¡Fulanita! – a veces gritaba- ¿Sabes si ya llegó lo de la canastilla que nos TOCA?

-Ahora te dan más arroz, y más frijoles, y hasta más pan – Decían algunos que al parecer ¨algo¨ le TOCABA al estómago.

– ¿Te dieron los jabones que te TOCABAN?

– Recuerda que a las 6:00 le TOCA el puré

– Papá, termina la comida que al niño le TOCA dormirse… – y allá va eso.

Yo en realidad quisiera saber lo que me TOCA, pero en ningún lugar lo dice.

– ¿Me TOCARÁ algo?

– ¿Cuándo me TOCARÁ?

– O es que ya me TOCÓ y no fui capaz de darme cuenta… ¡qué pena!

He preguntado a varios amigos si saben… pero definitivamente nadie me dice.

Por eso creo que TOCAR es también misterio.