El orgullo cubiche: Francisco “Pipín” Ferreras

Fuente: Café fuerte.com

El veterano inmersionista Francisco “Pipín” Ferreras está de vuelta en Cuba para intentar romper el récord mundial de inmersión de mayores de 50 años. El matancero residente en Miami, y con ahora 54 años, planea realizar la nueva marca en la primera semana del próximo septiembre, en los alrededores del Club Internacional Marina Hemingway, al oeste de La Habana.

Pipín consiguió su primer récord de buceo libre el 16 de noviembre de 1989 cuando logró descender a una profundidad de 112 metros, convirtiéndose en el sucesor de guras emblemáticas de esta disciplina como Enzo Maiorca y Jacques Mayol. En 1994, viajó a Italia para realizar una exhibición y luego del viaje a Europa decidió radicarse en EEUU.

En 1996 conoció a quien fue su esposa, la francesa Audrey Mestre, una estudiante de Biología Marina quien fungió en su equipo de buzos de apoyo. Aunque ambos lograron descender a una profundidad de 115 metros en Gran Caimán, en 1998, la marca no fue o cialmente reconocida.

El 16 de enero de 2000 consiguió descender a 162 metros, pero ascendió a la super cie semiconsciente y fue asistido por su esposa, por lo que la inmersión no valió para el récord. Dos días más tarde, repitió la inmersión a 162 metros en un tiempo de tres minutos y doce segundos, de esta manera batió por 12 metros el récord de su más

encarnizado competidor, el italiano Umberto Pellizzari. Pero luego vino una tragedia que impactó su vida y lo situó ante dolorosos reclamos y cuestionamientos sobre lo sucedido. El 12 de octubre de 2002 su esposa falleció en República Dominicana en un descenso a 170 metros para imponer un nuevo récord mundial. Audrey logró descender a 171 metros pero confrontó problemas con el ascenso. Pipín se sumergió para ayudarla pero al regresar a la super cie estaba muerta. Un año más tarde, el 12 de octubre de 2003, Pipín descendió a 171 metros en tiempo de dos minutos y 38 segundos, en un riesgoso homenaje a su esposa. Desde entonces no ha vuelto a establecer un registro de primacía.

La actual marca para un inmersionista mayor de 50 años oscila entre 137 y 140 metros y Pipín apuesta por superarla en uno o dos metros.

Be the first to comment on "El orgullo cubiche: Francisco “Pipín” Ferreras"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*