Dayron Robles

29/08/2011 Dayron Robles. Mundial De Daegu. El fabricante canadiense de componentes para automóviles Magna registró un beneficio neto de 51 millones de dólares (34,4 millones de euros al cambio actual) durante el tercer trimestre del año, en comparación con las pérdidas de 215 millones de dólares (145,2 millones de euros) contabilizadas en el mismo periodo de 2008, informó este viernes la empresa, que indicó que en el acumulado del año perdió 354 millones de dólares (239,1 millones de euros). La corporación norteamericana, aspirante a la compra de Opel hasta que General Motors decidió no vender su filial, señaló que sus resultados entre julio y septiembre de este año se vieron afectados por la reducción de la producción de automóviles en todo el mundo. La facturación de la multinacional canadiense se situó en 4.669 millones de dólares (3.154 millones de euros) en el tercer trimestre del presente ejercicio, lo que representa una reducción del 15,6% si se compara con los datos del mismo periodo de 2008. El beneficio operativo de Magna alcanzó los 81 millones de dólares (54,7 millones de euros) en el tercer trimestre, en comparación con las pérdidas netas de 215 millones de dólares (145,2 millones de euros) del mismo trimestre de 2008. 'NUMEROS ROJOS' EN EL ACUMULADO Por otro lado, la corporación canadiense contabilizó unas pérdidas netas de 354 millones de dólares (239,1 millones de euros) en los nueve primeros meses del presente ejercicio, lo que supone entrar en 'números rojos' en comparación con los 219 millones de dólares (148 millones de euros) de beneficio de 2008. Magna registró una facturación de 11.948 millones de dólares (8.072 millones de euros) entre enero y septiembre de este año, un 36% menos, mientras que en este periodo contabilizó unas pérdidas operativas de 386 millones de dólares (2610 millones de euros), frente al beneficio de 493 millones de dólares (333 millones de euros) del mismo periodo del año anterior.

Campeón de los 110 metros vallas decidió invertir sus premios en un hospedaje familiar para turistas aprovechando la pequeña apertura del Gobierno a la iniciativa privada y teniendo en cuenta que recibe una modesta pensión del mismo. Robles, quien disfruta el regreso a las pistas tras dos años de lesiones, vive en La Habana y no ha pensado en irse definitivamente, pese a que llegó a competir por su cuenta, en el club francés Mónaco, lo que le costó una sanción de la Federación Cubana por dos años, entre 2013 y 2015.

Be the first to comment on "Dayron Robles"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*