Cubanos detenidos en el Hotel Carrión, Ecuador

Alegan que son drogados por sus guardias

Tomado de encubahoy.com

“Es muy dulce. Lo hacen así para que no se sienta el sabor raro del medicamento que le ponen”, dice Osvaldo Polo Céspedes, un cubano de 46 años profesor de artes plásticas, quien asegura que después de ingerir la bebida en el almuerzo, todos en su cuarto se duermen al mismo tiempo. Incluso depués del café que cuelan ellos mismos reunidos en la habitación convertida en celda, asegura el tunero.

El somnífero en el jugo es solo uno de los horrores que viven a diario los detenidos en el Hotel Carrión, afirma Javier Rizo Ramírez, otro de los siete cubanos retenidos en la instalación. Durante los 124 días que lleva preso en el hotel, Rizo Ramírez ha sobrevivido dos incendios provocados por otros detenidos. Además, asegura, la alarma de fuego suena constantemente, y “a los que se portan mal los encierran en el sótano”. También carecen de medicinas y atención médica, asegura.

La mayoría de los detenidos en el Hotel Carrión son personas de diferentes nacionalidades que se encontraban en el país sin estatus migratorio y ahora están en proceso de deportación. El Ministerio del Interior, que se encarga del recinto, dice que “los ciudadanos extranjeros que se encuentran en el centro de acogida no están en condición de detenidos”, sino que “son extranjeros albergados y su permanencia es temporal, mientras se efectúan todos los trámites administrativos para ejecutar la deportación”, según un artículo publicado por el diario ecuatoriano El Comercio.

Pero Rizo Ramírez y Polo Céspedes aseguran que el hotel funciona como una cárcel donde ocurren a diario flagrantes violaciones a los derechos humanos. Durantes años, quienes han transitado por el Carrión han denunciado las violaciones de sus derechos fundamentales, máxime en un país que, de acuerdo a su Constitución, no considera a ningún ser humano como ilegal por su condición migratoria.

Ambos cubanos se encuentran en un limbo migratorio porque, tras haber vivido más de dos años fuera de Cuba —Polo Céspedes en Venezuela y Rizo Ramírez en Argentina— Cuba no los acepta como deportados.

“Ni me sueltan, ni me deportan”, dice Rizo Ramírez, quien fue detenido por entrar sin visado a Ecuador, desde donde esperaba continuar hacia los Estados Unidos.

Hasta noviembre pasado, los cubanos no necesitaban visa para viajar a Ecuador. Pero a raíz de la crisis migratoria provocada por la acumulación de migrantes cubanos en Costa Rica después de que Nicaragua les impidiera atravesar su territorio, el gobierno ecuatoriano adoptó esa medida.

Medio centenar de cubanos se reunieron en Quito el martes para exigir el cese a los “abusos y desprecios” a que son sometidos en el país sudamericano. Los manifestantes también abogaron por los cubanos detenidos en el Hotel Carrión.

Be the first to comment on "Cubanos detenidos en el Hotel Carrión, Ecuador"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*