Ana Belén Montes, la Mata Hari de Fidel Castro

Fuente: martinoticias.com

Los atentados del 9/11 troncharon la carrera de la espía del régimen cubano en los servicios de inteligencia del Pentágono. Ella no podía estar en la planificación de la guerra contra el terrorismo.
Le decían la Reina de Cuba, en los pasillos de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), ella era citada para explicar, exponer, detallar o planificar cualquier tarea sobre Cuba. Tras pasar por el Departamento de Estado, entró en 1985 a la DIA y allí se convirtió en la analista principal sobre temas cubanos.

manuscritosLa detención de la espía cubana Ana Belén Montes se precipitó tras los ataque terroristas del 9/11. La analista de inteligencia del Pentágono, había sido asignada a una fuerza de tarea que se reuniría el sábado 22 de septiembre, diez días después de los atentados, para elaborar el plan de la Operación Libertad Duradera (Operation Enduring Freedom). Los órganos de defensa e inteligencia de EEUU no podían darse el lujo de que la espía de Castro pasara información a La Habana y después fuera a las manos de Pekín, Rusia, Irán o Corea del Norte. La venta de información secreta es una de las fuentes principales de nanza del régimen cubano, dicen los expertos y agentes del contraespionaje estadounidense que participaron en un capítulo de la serie Declassi ed (Desclasi cado), de la cadena de televisión CNN, dedicada a la espía de La Habana. Entre los participantes de la serie estuvo Chris Simmons, ex o cial de la DIA y su colega Scott Charmichael, así como el agente del FBI.

Hacía meses que era vigilada por el Buró Federal de Investigaciones y la Agencia de Inteligencia de Defensa. Aunque había evidencias de sus actividades de espionaje, plani caban detenerla en uno de los instantes en que ella estuviera pasando información al régimen de La Habana. Los acontecimientos del 9/11 precipitaron su arresto.

Tras recibir autorización judicial, el FBI grabó las conversaciones que hacía desde un teléfono público en una farmacia, fuera de la ruta habitual para cubrir la distancia entre su apartamento en Cleveland Park, en Washington DC y la sede de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA). De esa manera pudieron comprobar las llamadas a un teléfono en New York, donde en clave pasaba la información a Cuba.

En un viaje que hizo a la Florida, el FBI instaló micrófonos en su casa y halló un radio receptor y la computadora que había comprado en CompUSA por órdenes de La Habana. Y en agosto del 2001 se inventó una conferencia donde ella sería la expositora principal, dejando su cartera en el escritorio, y los agentes del FBI revisaron detalladamente la misma para encontrar las contraseñas para los mensajes cifrados.

A pesar de que por seis meses, a razón de 5 a 6 horas diarias colaboró con los servicios de inteligencia de EEUU explicando los datos que pasó a Cuba, todavía no se tiene una magnitud exacta del daño que hizo.

En 1994, cuando el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate, uno de sus colegas, notó con alarma que ella no estaba en el edificio, cuando más la necesitaban. La Casa Blanca, el Pentágono, el Departamento de Defensa y otras entidades precisaban de un plan para responder al derribo de dos avionetas civiles con ciudadanos estadounidenses en aguas internacionales por parte del régimen de Fidel Castro. La “Reina de Cuba” no estaba disponible, lo que hizo sospechar al contraespionaje de la DIA.

La cooperación entre el FBI y la DIA llevo al destronamiento de la reina.

Otras informaciones relativas al caso

  • Ana Belén Montes nació en la Alemania Occidental el 28 de febrero de 1957, y en el momento de su detención era la analista superior sobre temas cubanos en la Agencia de Inteligencia de la Defensa de los Estados Unidos (Defense Intelligence Agency, DIA).
  • Montes superó varias pruebas del detector de mentiras durante su periodo de servicio y al caer bajo sospecha, sin ser detectada jamás, al igual que ha ocurrido con otros espías notorios.
  • Según su abogado defensor, Plato Cacheris, Montes cometió actos de espionaje debido a razones morales, como que “ella sentía que los cubanos eran tratados injustamente por el EEUU”
  • Entre otras cosas, la espía reconoció que había revelado las identidades de cuatro agentes encubiertos de inteligencia estadounidenses que trabajan en Cuba.Montes se declaró culpable en 2002 y fue condenada a 25 años de prisión, más cinco años adicionales de eventual libertad condicional bajo el régimen especial de “probation”.
  • Actualmente se encuentra encarcelada en la prisión del Federal Medical Center (FMC) Carswell (EN) en Fort Worth, Texas. El número de prisionera de Montes dentro del FMC es 25037-016. Su fecha tentativa de liberación es el 1 de julio de 2023, y no antes, ya que por ahora no existe la libertad condicional en el sistema penitenciario federal de los EEUU.

Be the first to comment on "Ana Belén Montes, la Mata Hari de Fidel Castro"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*