5 programas de inversión engañosos

Por Jane Bryant Quinn, aarp.org

Vendedores engañosos mienten, son tramposos. Sabes que siempre te puedes topar con ellos y crees que puedes evitarlos. Pero son hábiles y te pueden convencer con sus tácticas una y otra vez. ¿Cuál es su secreto? Manipulan nuestras emociones —no solo el miedo y la avaricia, sino nuestros sentimientos más profundos, como la cordialidad y nuestro deseo de complacer a los demás—.

La gente que vive una vida honesta considera difícil que hombres y mujeres con labia, vestidos en atuendos elegantes y calzados de diseñadores, los engañen de una forma tan amable, por lo que confiamos en ellos. Nosotros los que estamos en la edad madura y mayores somos las víctimas ideales. Nosotros tenemos el dinero que ellos buscan. A la hora de evitar ventas fraudulentas, tener un conocimiento básico podría ser contraproducente. Las personas que tienen experiencia haciendo inversiones son más susceptibles que las que no conocen nada al respecto, de acuerdo a un estudio realizado por la FINRA (Autoridad Reguladora de la Industria Financiera), con sede en Washington. Los hombres son más crédulos que las mujeres. Están más dispuestos a correr riesgos o se sienten más seguros de entender las consecuencias de los mismos. Los vendedores se valen de tácticas fraudulentas que ya han sido probadas y que funcionan. He aquí cinco esquemas absurdos que tienes que evitar a toda costa: 1- “¡Las personas que realizaron esta inversión ya se ganan un 50% al año!” Otras versiones pueden ser “¡Siempre supera los resultados del mercado!” y “¡Se garantizan altos retornos fijos de tu inversión!” Nunca se puede garantizar un alto retorno a la inversión. Ninguna inversión genera un 50% al año ni siquiera un 25% con el tiempo. Nunca compres nada donde se te ofrezca una forma de hacerte rico fácil y rápidamente. 2- “Puedes confiar en mí porque pertenezco a tu misma iglesia” (o templo, club social, liga de boliche o lo que sea). Los estafadores no necesariamente suelen llamar a extraños por teléfono. Consiguen a sus víctimas en su propio grupo social. No asumas que los corredores financieros tienen tus mismos principios (como decir la verdad) solo porque canten en el coro. Cuando pierdas tu dinero, te suplicarán que los perdones con la excusa de que ellos creían fervientemente que la inversión era buena. (“¡Hasta mi madre invirtió conmigo!”) No perdones y advierte a tus amigos al respecto. 3- “¡Esta inversión está respaldada por la Comisión de Bolsa y Valores!” Lo cual la hace parecer segura. Pero la Comisión de Bolsa y Valores no aprueba productos de inversión. Asume que cualquiera que esté usando esta aseveración tiene la intención de estafarte. 4- “Me especializo en inversiones conservadoras para adultos mayores”. Cuando estos consejeros financieros realizan estas aseveraciones, el 46% de quienes los escuchan está más inclinado a seguir su consejo, según un estudio realizado por FINRA en víctimas de fraude. De hecho, muchos de estos “especialistas” tal vez no hayan tomado más que un curso un fin de semana. Su verdadera experiencia se basa en vender productos de inversión de precio alto y anualidades en seminarios con almuerzo incluido en forma gratuita. 5- “Me ganaré una comisión en esta venta”. He aquí lo sorprendente: los corredores que declaran su conflicto de interés cuando pregonan malas inversiones son particularmente persuasivos, de acuerdo con un estudio realizado por Sunita Sah, profesora adjunta en Georgetown University. Con su declaración dicen de manera sutil que si compras la inversión los estarías ayudando. Lo cual te presiona a querer ayudarlos. Por escrito estas trampas son obvias. En persona, te pueden engañar. O hasta quitarte tu dinero. Realiza inversiones que te hayan resultado en el pasado y olvídate de los charlatanes que hablan de inversiones “seguras, garantizadas y que duplicarán tu dinero”.

Be the first to comment on "5 programas de inversión engañosos"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*